Las feas trampas de la automatización y demás engaños similares

Autor: Sol Marzellier
Fecha: 21 de marzo de 2021
Categorias: Entrada

¿Y… qué tipo de CAT tool utiliza? ¡Tenemos un fantástico proyecto MTPE para usted!

Cuantas veces hemos recibido propuestas de proyectos que incluyen este tipo de “coletilla”.

Sol Marzellier Traductores TM no acepta este tipo de encargos ni obliga a sus colaboradores a trabajar de forma automatizada. EU Business News nos premió en gran parte en 2020 por no seguir esas tendencias y abogar por traducciones realizadas por humanos.

Os explicamos porque y los numerosos motivos que lo fundamentan.

Tomemos los CAT tools primero, por ejemplo, y no critico a los lingüistas que los utilicen, si no a los clientes que nos quieren obligar a hacerlo. Todo ello tiende a lo mismo: rebajar los honorarios del traductor.

La “fabulosa” herramienta analiza el texto y nos encontramos con un informe que ha procedido al recuento de palabras gold, nuevas, repetidas, fuzzies, no match y un largo sinfín de etc. incomprensibles. Obviamente, solo se abona el recuento de palabras nuevas que pueden ser 2.000 frente a 10.000 repetidas.

Por favor, ¡un poco de respeto, que no somos tontos!

Hace tiempo, realicé una traducción bastante larga que fue posteriormente revisada mediante una de dichas herramientas. Me remitieron un informe de errores, comunicándome que me penalizarían. Me quedé sin habla cuando evalué lo que la maldita herramienta consideraba como un error: no hacía ninguna diferencia entre el singular y el plural, todas las palabras en plural fueron consideradas como un error de traducción. Enfado aparte, perdí una hora explicándole al cliente y sustentándolo, que el plural si existe en francés y debe ser diferenciado del singular.

Además, estas herramientas son muy caras y su manejo, complicado, uno no puede pasarse el día realizando más tareas de lo debido.

El MTPE (Machine Translation Post Editing) consiste en la estupenda tarea de remitir al traductor un texto extraído de una máquina (Google Translate, por ejemplo) y pedirle que le dé sentido como si el trabajo hubiera sido realizado por un humano, eso sí, a mitad de precio porque, al final, solo se trata de una mera revisión, ¿no?

Pues no, ¡rotundamente no!

Las máquinas, por mucho que hayan evolucionado, aun no pueden sustituir a un traductor humano, y menos cuando la documentación es de índole, por ejemplo, jurídica. Una traducción jurídica es todo un mundo compuesto por un vocabulario muy específico, por conceptos que existen en un país y no en otro, y que es necesario explicar. Los patrones a los cuales la máquina recurre son insuficientes en estos casos por lo que omitirá términos, los dejará en el idioma de origen o conllevará graves errores que un traductor jurídico no puede permitirse.

Doble trabajo, demasiada energía gastada, todo ello por una miseria… ¡una joyita vamos!

¡Y que no se le ocurra a un cliente no nativo revisar tu texto realizando una traducción inversa con Google Translate! Entonces, sí que estamos perdidos…

Existen otros tipos de engaños que no saltan a la vista a bote pronto: el combinado transcripción/traducción/voice-over en el cual el cliente solo abona los honorarios del voice-over (en conocimiento de causa, me pasó hace poco) porque se paga por horas y es lo más práctico (como las traducciones directamente efectuadas en plataformas).

¿Más práctico para quién? Obviamente no para el traductor quien tendrá que transcribir primero el texto (un audio frecuentemente de mala calidad) y traducirlo, lo que le puede llevar horas, al final perdidas y que deberían haber sido abonadas con sus tarifas correspondientes y conforme a sus conceptos particulares.

De nuevo, por favor, ¡un respeto por los nobles profesionales que somos!

Personalmente protesto y protesto enérgicamente, y afirmo que realizo mi trabajo con toda la profesionalidad y felicidad del mundo recurriendo a Internet, diccionarios de toda la vida y especializados, y foros donde puedo someter mis dudas a mis pares.

Acerca del autor

Sol es Doctorada y posee un Máster en Derecho por la prestigiosa Universidad de Paris I Panthéon Sorbonne (especialidad en Derecho Inmobiliario), así como es Licenciada en Derecho (especialidad Mercantil y Fiscal), Universidad Paris II Assas, Francia.

Sello RGPD clickDatos
Award 2019
Award 2018
Facebook instagram LinkedIN
Copyright © 2010-2022 Sol Marzellier Traductores TM. Todos los derechos reservados. La reproducción total o parcial de este sitio está prohibida.
Nuestro Sitio Web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de analizar su manera de interactuar con nuestro sitio Web, y así mejorar nuestros servicios y su experiencia de navegación. Puede obtener más información y configurar sus preferencias A CONTINUACIÓN.